Seguidores

martes, 18 de abril de 2017

TARTA DE PUDING DE VAINILLA CON QUESO Y FRUTOS ROJOS

Querida madre: Llevamos dos fines de semana con un tiempo más propio de verano que de primavera.

Tuvimos días con temperaturas de 25 grados y las he aprovechado para estar en el pueblo y reunir allí a todos los que han podido ir.


Hemos comido bajo el porche, al aire libre. De más está decirte que me he acordado mucho de vosotros ¡lo que hubiéramos disfrutado todos juntos!


Las glicinias y los lilos, los más madrugadores, han despertado a la vida y todo empieza a estar en flor o brotando. Hay muchos abejorros alrededor, liban de flor en flor.



Te mando las fotos como te había prometido. ¡Lástima no os pueda llegar su delicioso aroma!





Siempre tengo que pasar mucho tiempo en la cocina pero, de no ser así, me encantaría sentarme a la sombra del lilo, aspirar profundamente su olor y ponerme a escribir con tranquilidad.


He hecho una escapada y me he acercado al camposanto, las ciconias, desde que han arreglado la iglesia, ya no han vuelto a hacer el nido en su tejado, pero he descubierto una pareja que vigila vuestro sueño desde lo alto de esa torreta, ya tienen crías.






Nada más llegar a casa, volví a recordar aquél bonito ramo de lilas que él siempre me traía y escribí:






AQUÉL RAMO QUE COGÍAS
 DEL LILO RECIÉN FLORIDO
ERA EL MÁS PRECIADO REGALO 
QUE NUNCA NADIE ME HA OFRECIDO. 

CUANDO LLEGAN ESTAS FECHAS
 Y VEO FLORECER EL LILO
CREO SENTIRTE MUY CERCA
Y SUEÑO CON ESTAR CONTIGO.

NADIE COMO TÚ, AMOR,
PODRÍA DARME TAL MIMO
PUES, DE CADA PÉTALO DE FLOR,
MANABA PASIÓN Y CARIÑO.

ERAN CAMPANAS AL VIENTO
QUE REPICABAN AMOR
ERA AQUÉL SUAVE TAÑIDO
LA CARICIA DE MI CORAZÓN.

ERA TU DULCE MIRAR
Y TU SONRISA DE AMANTE
LAS GUARDO EN EL CORAZÓN
CON MI RENUNCIA A OLVIDARTE.

Y ahora, como la última tarta de queso que hice ha sido un éxito, mis nietos me han pedido que hiciese otra, como no es correcto que la vuelva a repetir,  me he decidido por una que ha visto mi hija en DIRECTO AL PALADAR, pero como nunca sigo una receta al pie de la letra, la he variado un poco y le  he puesto mermelada de moras (de mi conserva), ralladuras de mandarina, fresas,  arándanos y, para dar  brillo por encima, he utilizado mermelada de albaricoque (de mis conservas) diluida en un poco de agua, así le doy un toque made in Kasioles.

INGREDIENTES: 500 g de queso quark, un huevo grande, 110 g de azúcar, media cucharadita de sal, 2 paquetes de mezcla de puding de vainilla o natillas, medio litro de leche, fresas, arándanos y mermelada de albaricoque diluida en un poco de agua para dar brillo a la tarta.


Para la base de la tarta he utilizado un paquete de galletas, las ralladuras de una mandarina, tres cucharadas de mermelada de moras y leche, la que admita, para humedecer las galletas.

PREPARACIÓN:

1.-Preparar primero el puding. En una cazuela pequeña echar el contenido de los dos sobres de puding junto con los 110 g de azúcar.
Añadir un poco de leche, la suficiente para que se disuelva el puding y el azúcar, remover bien para que no se formen grumos. Reservar.

2.-En otra cazuela calentar el resto de la leche a fuego medio y, antes de que comience a hervir, agregar la mezcla dulce.

3.-Dejar que siga cociendo sobre el fuego sin dejar de remover, esperar hasta que espese y pasarla a un recipiente, cubrir con film y dejar enfriar.

4.-Precalentar el horno a 175 grados. Triturar las galletas, pasarlas a un cuenco y añadirles la ralladura de una mandarina.

5.-Incorporar la mermelada de moras.

6.-Ir añadiendo leche, poco a poco, y trabajar la masa que será la base de la tarta.

7.-Engrasar un molde desmontable y cubrir la base con la pasta de galleta, presionar con ayuda de una cuchara o con los dedos.

8.-Cuando el puding se ha enfriado, se le añade el queso, el huevo y la pizca de sal.

9.-Batir con una batidora eléctrica a baja velocidad y rellenar el molde con la crema resultante. Igualar la superficie con una lengüeta o cuchara.

10.-Cubrir la superficie con fresas cortadas a la mitad y arándanos. Presionar un poco las frutas para que se hundan un poco en la masa.

11.-Meter al horno con calor arriba y abajo durante unos 70-75 minutos o algo más, dependiendo del horno. Se comprueba el punto pinchando con un palillo el centro y deberá salir ligeramente manchado.

12.-Cuando esté, se retira del horno, se deja enfriar y se desmolda. Se abrillanta con mermelada diluida o un  almíbar ligero. Ya sólo queda saborearla.



Y ahora sí que ya doy por terminada mi carta, os mando abrazos y cariños de todos para todos, os llevamos en el corazón.


                                                    Kasioles

lunes, 3 de abril de 2017

TARTA DE QUESO CON YOGUR

Querida madre: Ayer domingo, y sin esperarlo, Willi ha venido con los suyos y nos hemos reunido en el pueblo 14, sólo faltaba Lucho que se había ido a navegar.




El sol nos acompañó durante todo el día y los niños pudieron salir a jugar con el balón.
Las plantas, agradecidas por el calor recibido, despiertan a la vida y tanto los lilos como las glicinias, empiezan a destapar su bello colorido. 


Dentro de poco, estará todo florido y te mandaré más fotos.


Ah! Se me olvidaba decirte que ya tenemos nacidos los guisantes y, el otro día, he ido con Lucho a plantar cebolletas y lechugas.




Sabes que la primavera me trae muchos recuerdos y, cuando tengo un rato, me pongo a escribir y siempre vienen a mi mente los mismos pensamientos.









  

 Hoy quisiera ver brillar el sol
Como ayer, cuando al anochecer
 Mirando al cielo, pedíamos envejecer
 Juntos, aunando esfuerzos, para seguir
 Afrontando las huellas de los                                                                      años vividos.
Ilusiones perdidas, sueños que se han ido
 ¿Cómo podría pensar que te tocaría a ti
 emprender primero ese largo camino?
 Hoy, ya sola y sin apoyo, rememoro
 Lo feliz que me has hecho
Y pienso que sería hermoso que aún
 Pudiera caminar a tu lado, contigo.
 Me imagino que cogería tu mano
 Y con miradas compenetradas,
 Siempre cómplices en el amor,
 Nos abrazaríamos y besaríamos
 Para mantener viva la ilusión
 Y no perder la esperanza,
 De seguir juntos hasta finalizar
 El sendero que los dos hemos elegido.
 ¡Te quiero, amor!
 ¡No sabes cuánto!



Y para poner una nota dulce a mi nostalgia, hoy voy a preparar una tarta de queso con yogur que gustará a casi todos. Pensando en aquellos que no les gusta, os diré que casi no se aprecia el sabor, es muy agradable al paladar.

INGREDIENTES: 450 g de queso Quark (queso fresco batido con yogur, muesli y quinoa), yogur y medio naturales, 6 huevos, 160 g de azúcar, 100 g de harina, medio sobre de levadura, el zumo de medio limón y las ralladuras de uno entero, mantequilla para engrasar el molde. Para adornar la tarta, yo he utilizado una mermelada de frambuesas que tenía en casa, pero cada uno puede elegir la que más le guste.





PREPARACIÓN:
 1.-Cascar los huevos y separar las claras de las yemas.

2.-Poner las yemas en un cuenco, añadir el azúcar y batir hasta que la preparación aumente de volumen y adquiera un color más blanquecino.


3.-Mezclar la harina con la levadura y tamizarla sobre las yemas batidas.

4.-Mezclar con un batidor de varillas manual, añadiendo la harina poco a poco, hasta integrarla por completo.

5.-Añadir a la preparación el queso, el yogur, el zumo y las ralladuras de limón. Mezclar suavemente.

6.-Batir las claras a punto de nieve con una pizca de sal.

7.-Incorporarlas con movimientos envolventes.

8.-Engrasar un molde con mantequilla y verter en él la preparación.

9.-Llevar al horno precalentado a 175-180 grados, con calor arriba y abajo, dejar que se haga durante una hora aproximadamente.

10.-Cuando esté, (se sabe si al pincharlo con un palillo éste sale seco), se saca del horno, se deja reposar un rato y se desmolda.


11.-Cubrir con mermelada de frambuesas o la que guste.



Y con esta rica receta, ya sólo me queda enviaros cariños alados para que lleguen a vuestro lado y sepáis que os quiero mucho.

                                       Kasioles
  

miércoles, 22 de marzo de 2017

TARTIFLETTE DE MARINA


Querida madre: Sin planearlo, el sábado día 4 nos decidimos  a viajar hasta  Miranda do Douro y pasar allí el día.




Salimos con sol pero, durante el camino, se dibujaban en el cielo unas nubes  muy blancas, algodonosas,que enseguida las asocié a los cumulonimbus, y por la dirección que llevábamos , presentí que amenazaban lluvias. Me equivoqué.






Desde el coche, he ido fotografiando el cielo y los campos de encinas que hay a ambos lados de la carretera.


Pasamos por el Embalse de Ricobayo, como ha llovido poco este año, sólo estaba al cincuenta por ciento de su capacidad.


También dejamos atrás otro embalse, el de Villalcampo, es una obra construida en el curso medio del río Duero, este tramo es conocido como Los Arribes del Duero, una zona preciosa.





Al llegar a Miranda y aparcar cerca del casco histórico, nos encontramos con lo que se conserva de su muralla, bordea una parte de la ribera del río. En la Edad Media, la defensa de las ciudades dependía de la altura de las murallas. Siento no haber subido , llevaba tacones y no me atreví.

Después de comer un rico bacalao dourado y un churrasco de vitela, estuvimos paseando por el Parque del Río Fresno y allí mis nietos estuvieron correteando de un lado a otro.

Estando en Portugal, no podíamos venir sin tomar un rico café acompañado de esos pasteles de Belén que son una caricia para el paladar.



Escuchando esta bonita canción SI NO TE HUBIERAS IDO, he escrito para él:


 NO QUIERO PENSAR EN TI
 ES MÁS, NO DEBO,
 PORQUE SE ME ROMPE EL ALMA
 CADA VEZ QUE TE RECUERDO.
  
Y SI CIERRO LOS OJOS…
SIENTO QUE ESTÁS VIVO
PUEDO MIRARTE Y BESARTE
COMO CUANDO DESPERTABA
 Y TE TENÍA CONMIGO.
  
PERO TODO ES TAN FUGAZ…
QUE AL POCO YA NO TE VEO
DESAPARECES CUAL AVE
QUE NO DEJA ESTELA EN EL CIELO.

¡Y MIRA QUE TE LLAMO VECES!
¡Y SABES LO MUCHO QUE TE QUIERO!
PERO POR MÁS QUE ME ESFUERCE
EN VANO QUEDA MI EMPEÑO.

SI NO TE HUBIERAS IDO
MI VIDA SERÍA FELIZ
AHORA, AVIVO EL RESCOLDO,
DE LO QUE GUARDO DE TI.

Y ahora os voy a presentar a una amante de la cocina, muchos ya la conocéis por las recetas tan ricas que comparte, se llama Marina y su blog lo ha bautizado con el nombre de RECETAS PARÍSFINAS, ama el chocolate y los quesos ¿Se nota que es francesa?

Hoy voy a hacer una receta de ella, una deliciosa TARTIFLETTE que en casa ha gustado a todos. Gracias, Marina, y disculpa que la haya hecho algo diferente, traté de fijarla en la memoria y luego he visto que he invertido algunos pasos.

INGREDIENTES: Un queso francés Reblochon  de leche cruda (como no lo encontré, busqué algo parecido y he comprado uno de Bretagne, que también tiene la corteza anaranjada), 6 patatas pequeñas, (ella usó 3 y partió cada una en dos) 250g de cebolla (yo he utilizado 3 cebollas, a mis nietos les encanta) 150g de tiras de bacon (yo tenía un paquete en lonchas y lo he utilizado), aceite, sal, pimienta, 75ml de vino blanco y yo también he añadido un poco de nata líquida pues no sabía si el queso que había comprado se fundiría bien. 


PREPARACIÓN:
 1.-Cocer las patatas peladas en agua con sal durante una media hora, más o menos, deben quedar enteras. Retirar y dejar templar.

2.-Pelar y cortar las cebollas en trocitos (ella en juliana).

3.-Poner sobre el fuego una sartén con un poco de aceite y echamos la cebolla para confitarla, primero ponerla  a fuego fuerte un ratito, removiendo, y luego bajar el fuego (ella primero frió los trocitos de bacon, los sacó y reservó, es más lógico, pues luego ha confitado la cebolla en la grasa que ha soltado). Dejar confitar la cebolla.

4.-Cuando está transparente, se le añade el vino blanco, se sube el fuego y se deja reducir.

5.-Poner las lonchas del bacon sobre la cebolla, trocearlas un poco y dejar que se hagan bien.

6.-Engrasar ligeramente el fondo de un molde cuadrado con un poco de mantequilla.

7.-Cortar las patatas en rodajas un poco gordas y cubrir con ellas el fondo del molde (ella puso la mitad de la cebolla y bacon y no le hizo falta engrasar el molde).

8.-Cubrir las patatas con el bacon (ella cubrió la cebolla con las patatas y encima ha puesto la otra mitad de cebolla y bacon).

9.-Repartir la cebolla confitada cubriendo toda la preparación. Espolvorear con un poco de pimienta molida.

10.-Repartir por encima un poco de nata líquida.

11.-Partir el queso, primero en dos partes y luego en cuatro trozos, la corteza anaranjada debe quedar hacia arriba.

12.-Colocar el queso por encima, no olvidar que la corteza anaranjada debe quedar hacia arriba.

13.-Meter al horno a 180 grados durante 30 minutos más o menos, hasta que el queso se quede derretido por completo y se dore todo bien. A mí no me quedó el queso totalmente derretido.

Servir y degustar. Tengo que darle de nuevo las gracias a Marina, pues el plato es una verdadera delicia para los amantes del queso.
 

Y con esta estupenda receta acabo la carta de hoy.

Madre, cada vez tengo menos tiempo para escribirte, últimamente he estado en el pueblo podando la glicinia y, como es tan invasora, aún no he terminado.

Intentaré sacar siempre un rato para ti.

Y ya, para finalizar la carta, sólo me queda enviaros abrazos y cariños de vuestra.
                                                                                                                                                     Kasioles



Haz clic aquí para Responder o para Reenviar